BIENVENIDOS A

Esperar 30 segundos para que cargue el archivo. Gracias

GRACIAS POR TUS VISITAS.

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

MARCOS PARA PhotoScape

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

domingo, 23 de julio de 2017

El rey de la máscara de plata




Balduino IV, rey de Jerusalén entre 1174 y 1185, durante años ocultó su cara con una máscara de plata. 

La razón era que sufría los estragos de la lepra, que le había dejado sin nariz, originando el mote de "rey cerdo". 

A pesar de la enfermedad, por la que mucha gente era despreciada, los súbditos de Balduino fueron leales a su rey hasta su muerte. 

Parece ser que su enfermedad no le impidió ni siquiera ponerse al frente de sus ejércitos contra las tropas de Saladino que pretendían conquistar su reino.

miércoles, 19 de julio de 2017

Anécdotas curiosas (El juicio de Friné)



Friné fue, junto con Aspasia, la más célebre de las cortesanas griegas. Era la amante y musa favorita de Praxíteles, quien se inspiró en ella para la creación de varias esculturas de la diosa Afrodita.

Praxíteles le ofreció a Friné como pago de sus servicios, la escultura que ella quisiera de las que él tenía en su estudio. Friné no sabía de arte y no se veía capaz de decidir cuál era su mejor pieza, así que urdió un plan. Dio instrucciones a un sirviente para que durante una cena, irrumpiera diciendo que el estudio estaba en llamas. Praxíteles exclamó: «¡Salvad mi Eros!». Así ella supo que aquella era la mejor obra y fue la que exigió acto seguido, obsequiándola luego a Tespias, su ciudad natal.

Además de poseer una gran belleza, sabía cantar, tañia instrumentos, recitaba poesías y su capacidad de conversación era mucho mayor que la de muchas mujeres de buena familia. Pero ello no le evitó ser acusada de impiedad, un delito muy grave en Grecia (recuérdese que fue el delito por el que se sentenció a muerte a Socrates), a causa de su continua comparación con la diosa Afrodita, comparación debida a su belleza. En efecto, Friné era la modelo de los escultores para representar a la diosa del amor, fertilidad y belleza femenina (se considera que la escultura llamada la Venus de Cnido es una representación de Friné). Otra de las graves acusaciones que sobre Friné pesaban era la de haber violado el secreto de los Misterios eleusinos.

Para demostrar su inocencia, recurrió a una inteligente argucia. Justo en el momento en que los jueces iban a dictar el veredicto, se desprendió de sus vestidos y mientras mostraba su desnudez, su defensor, Hipérides, preguntaba a los jueces: "¿Como puede ser impía una mujer que tiene formas de diosa?" "Piedad para la belleza!" Tras semejante prueba, los miembros del tribunal la absolvieron por unanimidad.