BIENVENIDOS A

Esperar 30 segundos para que cargue el archivo. Gracias



Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

GRACIAS POR TUS VISITAS.

Image and video hosting by TinyPic

MARCOS PARA PhotoScape

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

jueves, 12 de julio de 2018

¿De dónde viene el término 'reaccionario'?



Esta expresión peyorativa surgió a partir de la Reacción de Termidor, en la Revolución Francesa, como sinónimo de contrarrevolucionario.

Aunque hoy se le da el sentido de conservador o derechista, en un principio no tenía exactamente ese significado. El término 'reaccionario' nació al calor de la llamada Reacción de Termidor, período de la Revolución Francesa que se inicia el 28 de julio de 1794 con la caída de Robespierre y concluye el 26 de octubre de 1795, fecha en que se establece el Directorio. Es decir, la Reacción fue el fin del poder de los jacobinos y de la etapa del Terror para dar paso al dominio de los republicanos moderados o termidorianos. Y a estos sus enemigos, y las clases populares, los llamaron 'reaccionarios', queriendo decir con ello que habían traicionado los principios revolucionarios para volver a lo anterior.

Por eso, en el siglo XIX se identificó como 'fuerzas reaccionarias' a estamentos sociales como la nobleza, el clero católico o los nuevos burgueses -no siempre coincidentes en su ideología o pretensiones- y a movimientos intelectuales como el Romanticismo conservador o políticos como el legitimismo, que buscaba la restauración monárquica. En ese contexto, la expresión máxima del pensamiento reaccionario fue el Congreso de Viena (1814-1815), convocado por el príncipe austríaco Klemens von Metternich para restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón Bonaparte y renovar el dominio de las potencias del Antiguo Régimen, en oposición a los postulados de la Revolución Francesa.

A partir de entonces y hasta nuestros días, reaccionario fue cobrando el sentido actual de derechista, aunque también se refirieron con esta palabra a sus enemigos políticos las distintas facciones de un movimiento revolucionario. Ejemplos: los marxistas se lo aplicaron a los anarquistas; los socialistas a los revisionistas, antes de la Primera Guerra Mundial; los bolcheviques a los mencheviques, durante la Revolución Soviética; los comunistas de la Tercera Internacional a los socialistas de la Segunda Internacional; los trotskistas a los estalinistas, y viceversa; y los anarquistas a todos los demás, a los que consideran burgueses.



No hay comentarios:

Publicar un comentario